Nutrición para enfermedades inflamatorias intestinales

¿Qué son las enfermedades inflamatorias intestinales (EII)?

Las enfermedades inflamatorias intestinales (EII) son un grupo de trastornos crónicos que se caracterizan por la inflamación persistente del tracto gastrointestinal. Las dos formas principales de EII son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Aunque comparten algunas similitudes, también tienen diferencias en términos de localización y patrones de inflamación.

  1. Enfermedad de Crohn: La enfermedad de Crohn puede afectar cualquier parte del tracto gastrointestinal, desde la boca hasta el ano. La inflamación puede ser intermitente y puede afectar diferentes capas del intestino, incluyendo áreas discontinuas. Los síntomas típicos incluyen diarrea crónica, dolor abdominal, pérdida de peso, fatiga y sangrado rectal. Además, puede haber complicaciones como obstrucciones intestinales, fístulas y abscesos.
  2. Colitis ulcerosa: A diferencia de la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa afecta únicamente el colon y el recto. La inflamación se produce de manera continua y afecta la capa más superficial del revestimiento intestinal. Los síntomas comunes incluyen diarrea con sangre, dolor abdominal, urgencia para evacuar y pérdida de peso. En algunos casos, puede haber complicaciones graves, como megacolon tóxico o perforación intestinal.

Aunque las causas exactas de las enfermedades inflamatorias intestinales no se conocen completamente, se cree que están relacionadas con una combinación de factores genéticos, ambientales e inmunológicos. No hay una cura definitiva para estas enfermedades, pero el tratamiento tiene como objetivo controlar la inflamación, aliviar los síntomas y prevenir las recaídas. Esto puede incluir medicamentos para reducir la inflamación, terapia nutricional, cambios en el estilo de vida y, en algunos casos, cirugía para tratar complicaciones o partes del intestino dañadas.

Terapia nutricional enfermedades inflamatorias intestinales (EII)

La terapia nutricional desempeña un papel importante en el manejo de las enfermedades inflamatorias intestinales (EII). Si bien la alimentación no puede curar estas enfermedades, una dieta adecuada puede ayudar a controlar los síntomas, reducir la inflamación y promover la cicatrización intestinal. Aquí hay algunas estrategias dietéticas comunes utilizadas en el manejo de las EII:

  1. Dieta baja en residuos: Esta dieta restringe los alimentos que son difíciles de digerir y que pueden aumentar la actividad intestinal. Se recomienda durante los brotes agudos de la enfermedad y puede incluir alimentos como arroz blanco, pollo, pescado, huevos, puré de patatas, zanahorias bien cocidas y compotas de frutas.
  2. Eliminación de alimentos desencadenantes: Algunas personas con EII pueden tener sensibilidad a ciertos alimentos que desencadenan los síntomas. Mantener un diario de alimentos y síntomas puede ayudar a identificar estos alimentos y evitarlos en la dieta.
  3. Dieta baja en FODMAP: Los FODMAP son carbohidratos fermentables que pueden causar síntomas intestinales en algunas personas. Seguir una dieta baja en FODMAP puede ayudar a reducir los síntomas de las EII. Sin embargo, es importante trabajar con un dietista o nutricionista especializado para asegurarse de obtener los nutrientes necesarios mientras se sigue esta dieta.
  4. Suplementos nutricionales: En algunos casos, los suplementos nutricionales líquidos o en forma de polvo pueden ser recomendados para proporcionar una nutrición adecuada cuando la ingesta de alimentos sólidos es limitada o cuando se necesita un apoyo nutricional adicional.
  5. Omega-3 y ácidos grasos esenciales: Los ácidos grasos omega-3 tienen propiedades antiinflamatorias y pueden ser beneficiosos para las personas con EII. Se encuentran en alimentos como el pescado graso (salmón, caballa, sardinas), las nueces y las semillas de lino. También se pueden tomar suplementos de aceite de pescado o aceite de krill, bajo la supervisión de un profesional de la salud.

Cabe destacar que las necesidades dietéticas y las tolerancias alimentarias pueden variar entre las personas con EII. Por lo tanto, es esencial trabajar en conjunto con un dietista o nutricionista especializado en enfermedades inflamatorias intestinales para personalizar la terapia nutricional de acuerdo con las necesidades individuales.

En el centro de alimentación moderna, te ayudaremos con tu nutrición, te daremos una orientación y dieta específica, adaptada a tu situación particular.

 

PIDE TU CITA

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.